M:D:M Corazon de Jesus: El Tigre
Ministerio de Mùsica Sagrado Corazòn de Jesus  
  Libro de visitantes
  Contacto
  Home
  Canticos y Danzas
  => Título de la nueva página
  Galeria de Imagenes
  mi amigo jesús
Canticos y Danzas
INTRODUCCIÓN "El Corazón de Jesús mi fiel Consejero" del Padre Alcañiz, editado por las Misioneras Hijas del Corazón de Jesús de Granada en 1951 (3ª Edición), es continuación a su opúsculo más conocido "La devoción al Corazón de Jesús". Esta una excelente obra de piedad. El que haya leído la anterior encontrará en ésta una complementación valiosísima para llegar a comprender en toda su hondura lo que significa la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Las palabras de S.I. el P. Alcañiz, aunque escritas hace cinco décadas, están hoy perfectamente vigentes, y son un bálsamo para el pobre alma que sufre en estos tiempos modernos. El que las estudie con detenimiento y las ponga en práctica verá cómo crece su vida interior y adquiere una nueva perspectiva para afrontar sus problemas. EL CORAZÓN DE JESÚS MI FIEL CONSEJERO VOZ DEL CORAZÓN DE JESÚS AL ALMA Aprended de mi, que soy Dulce y humilde de Corazón (Mt. XI) SÉ DULCE I Dulce para con Dios Viviendo bajo su mirada paternal, y como en un hogar o centro, en que todas las cosas están colocadas por una Providencia llena de solicitud. No prepara una madre el cuarto, en que su hijo ha de pasar el día, con más cuidado que Dios prepara cada hora que pone delante de mí. Lo que se presenta que hacer, quiere que yo lo haga, y tengo para hacerlo bien todo cuanto necesito de tiempo, de inteligencia de aptitud, de saber. Lo que se presenta que sufrir quiere que yo lo sufra, aun cuando entonces no sepa la razón de ello; y si el dolor me arranca una queja, me dice: Ánimo, hijo mío, que soy Yo quien lo quiere. Lo que me detiene en mi trabajo y lo que me contraría en mis proyectos, Él lo pone expresamente, porque ve que el demasiado éxito me haría vanidoso, o la demasiada felicidad me haría sensual, y me hace comprender que no es el éxito el que lleva al cielo, sino la buena voluntad y el trabajo. Así, ante estos pensamientos, ¡cómo se apagan las pasiones! ¡Cómo el trabajo que empieza, se interrumpe, se vuelve a tomar, y se acaba con paz! De este modo son rechazados con energía estos enemigos, que a todas horas nos asedian: la pereza, la impaciencia, la preocupación del éxito, el disgusto a causa de las dificultades. A veces viene el pasado a atormentarme por el resultado triste de tantos años lejos de mi buen Jesús. jOh!, sin duda hay en mi corazón una impresión muy viva de confusión y de pesar; pero ¿porqué perder la paz? ¿No me ha dicho Dios por boca del sacerdote depositario de su poder: yo te perdono? ¿No he hecho lo que me pedía; confesión sincera, sumisión completa; y no estoy pronto a hacer todo lo que me pidiera en su nombre aquel a quien ha confiado mi alma? El porvenir, a su vez, trata de asustarme –Sonrío ante estos desvaríos de mi imaginación: ¿es que Dios no está encargado de mi porvenir? ¡Que lo que sucederá mañana, dentro de diez, de veinte años, ¿no está preparado por Dios? ¿Y tendré miedo de que esto no sea bueno para mí? ¡Oh, Dios mío, haced de mí en lo sucesivo según vuestra voluntad! II.—Dulce para los sucesos Los sucesos son los mensajeros de la bondad, o de la justicia divina. Cada uno de ellos tiene una misión que llenar cerca de mí; y esta misión que ha recibido de Dios, ¿por qué no dejar que se cumpla en paz? Penosos, dolorosos, desgarradores, los sucesos no son más que lo que Dios permite que sean. Enfermedades, malevolencia, pérdidas de fortuna, separaciones, olvido de la amistad, menosprecio, mal éxito, humillaciones... Dios los ha permitido todos. Y cuando hayan cumplido su misión, pasarán. Y mi alma, si ha conservado la mansedumbre, quedará más pura y santa. Míralos pasar con un poco de espanto acaso, y con un sentimiento bien natural de temor –los santos sonreían ante ellos a través de sus lágrimas–, pero no permitir jamás que arrebaten la más pequeña parte, ni de mi confianza, ni de mi resignación. Ser dulce para los sucesos, no es esperarlos con firmeza estoica, que es un efecto del orgullo, ni obstinarse contra ellos reprimiendo todo genio, ¡no! Dios permite prevenirlos, alejarlos, huirlos, si es posible, buscar consuelo para ellos, o al menos dulcificarlos. Y este buen Padre, al mismo tiempo que los envía como mensajeros de justicia, envía los medios de hacerlos soportables, y a veces, de evitarlos. Medicinas en la enfermedad. Amistad en los penas del corazón. Consuelos en el abatimiento. Lágrimas en los dolores. Dios es el que ha permitido todo esto, y Él, previendo que acaso yo no sabría encontrarlo, ha dado orden a almas privilegiadas de amarme, de consolarme, de animarme, de servirme, y les ha dicho: «Lo que hagáis al más pequeño de los míos, lo miraré como hecho a Mí». III Dulce para con los demás Ceder, doblegarse, retirarse un poco, dejar hacer, he aquí la conducta ordinaria que debe seguirse con los miembros de la familia y con los que llamamos nuestros amigos. Cuanto más les dejes facilidad de hacer lo que crean bueno; cuanto más abundes en el sentimiento que ellos tienen de su importancia; cuanto más te ocultes para dejar libre el camino que quieran seguir, más te dejarán la paz y la facilidad de serles útil. Es admirable cómo las personas a las que no molestamos, nos abren su alma. No te ocupes demasiado al ver las acciones de tus amigos en sus pequeños detalles, ni en los motivos que les impelen; si su manera de proceder no es delicada, tu afecta no comprenderlo, o piensa que se han equivocado. Un medio seguro para combatir la antipatía que sentimos contra alguno es hacer por él algo bueno todos los días, y el medio de disipar la antipatía que alguno siente contra nosotros, es decir de él algo bueno todos los días. ¿Son malos los que te rodean? Toma precauciones sin dudad, pero permanece en paz; no te harán daño, sino hasta el grado que Dios quiera. El que pone un freno al furor de las olas, sabe también contener los designios de los malos. IV Dulce para contigo mismo Ser dulce consigo, no es lisonjearse, permitirse todo, excusarse en todo, sino animarse, levantarse, fortificarse. Animarse durante el trabajo monótono, cansado, ingrato: «Dios quiere que lo haga y me ve. –Este trabajo ocupa mi inteligencia, perfecciona mi alma, aleja el mal». Animarse en las tristes horas de completo decaimiento; cuando nadie piensa en nosotros, cuando nadie nos manifiesta la menor señal de simpatía: ¿qué, no te basta hacer tu deber? –Dios no quiere más que esto de ti, y este deber te llevará al Cielo. Levantarse después de una caída, una falta, una falta humillante, una debilidad que aterra: pero levantarse caritativo. «Vamos, pobre alma mía, esto no es nada»; Tienes un buen padre y un Señor generoso. –Conságrate, humíllate a Él, y en tanto que obtienes el perdón del sacerdote, vuelve a tomar tu vida con la misma actividad. Fortalecerse contra el abandono contra la desanimación, contra el olvido de los otros. Se fortalece con la oración ante el Sagrario, que alegra nuestra alma; y el trabajo que da reposo al espíritu. Se levanta con la confianza en Dios, nuestro Padre, y con el agradecimiento a sus inmensos beneficios. Estos remedios están siempre a mi alcance. SÉ HUMILDE I Humilde para con Dios 1. — Permaneciendo habitualmente delante de Él como un niño, o más bien como un pobre que pide, que ama, que espera, que sabe que nada se le debe, pero que sabe también que, hora por hora, a medida que lo necesite, Dios bondadosísimo, pondrá en él cuanto le haga falta y algo más. Vive en paz bajo esta paternal providencia: cuanto más te sientas pequeño, débil, humillado, impotente, desgraciado por tu falta, más derecho tendrás a la piedad y al amor del Señor. Únicamente reza bien; que tu oración sea piadosa, y un poco lenta, dulce, y llena de esperanza. El pobre no tiene más que la oración que le pertenezca; pero esta oración, cuando sube hasta Dios, humilde y suplicante, ¡oh!, ¡cuán benignamente es escuchada! No tengas muchas oraciones variadas; que el padrenuestro suba o menudo de tu corazón a tus labios. Complácete en repetir lo que el mismo Jesús nos enseñó para obligarse en cierto modo a no rechazarnos jamás. 2.—Mírate también como a un servidor asalariado, a quien Dios ha ajustado, y a quien ha prometido una magnífica recompensa al fin de esta jornada, que se llama vida eterna, y ponte cada mañana a su disposición para hacer «cuanto y como Él quiera, y con los medios que juzga a tu alcance» El trabajo de cada día no te será mandado directamente por el Señor (sería demasiado dulce obedecer directamente a Dios mismo), sino por los enviados del Señor. Estos enviados se llaman superiores, iguales, inferiores, y hasta enemigos. Cada uno de ellos ha recibido orden, aunque él no se dé cuenta de ello, de santificarte; el uno doblegando tu amor a la independencia, el otro aguijoneando tu dejadez. Cumple, pues, tu deber como puedas, como sepas, como se te mande; de tiempo en tiempo di a Dios: ¿estáis contento, Señor? Y a pesar del tedio, a pesar de la fatiga, a pesar de la repugnancia, continúa hasta el fin. II Humilde para con los otros Repite con frecuencia estas palabras de la Santísima Virgen: He aquí la esclava del Señor; o estas otras de Jesucristo: Yo no he venido para ser servido, sino para servir, y obra con todos los que te rodean como si realmente estuvieras a su servicio ayudándoles, escuchándoles, estando casi confuso de lo que hacen por ti, y mostrándote siempre feliz cuando te mandan alguna cosa. ¡Oh, si tú supieras lo que todas estas palabras valen de méritos para el Cielo, de alegría y de paz sobre la tierra, ¡cuánto las amarías! ¡Oh!, si tomases de ellas la regla de tu conducta, ¡cuán feliz serías y cuanto más felices harías a los demás! Feliz por el testimonio de tu conciencia, que te diría: Has hecho lo que habría hecho Jesucristo. Feliz por el pensamiento de la recompensa prometida al que da un vaso de agua en nombre de Jesucristo. Feliz, en fin, por la seguridad de que Dios hará por ti lo que tú hayas hecho por los demás. ¡Oh! ¿qué importaría entonces la ingratitud, el olvido, el mal éxito y el menosprecio mismo? Lo sentirías, pero no podrían jamás entristecerte. ¡Preciosos consejos inspirados por el Corazón de Jesús, yo os bendigo por el bien que me habéis hecho! A menudo, lo prometo, vendré a volver a leerlos al pie del altar, arrodillado delante de la Santa Eucaristía ¡Virgen Santísima!, ¡Madre mía!, que esclavo tuyo, todo lo quiero según tu querer, manda a tu siervo. Ilumina mi entendimiento para que conozca mi pequeñez, mueve mi corazón a la imita­ción de la dulzura y mansedumbre del tuyo, dirige mis pasos por los caminos del Señor, a la segura posesión de su amor en el cielo. Así sea. Consagración al Corazón de Jesús ¡Corazón divino de Jesús, Rey de amor! Por medio de la Sma. Virgen nuestra Madre, me consagro sin reserva a Ti, poniendo a tu disposición y bajo tu amparo mi alma, cuerpo, familia, obras, asuntos, todo cuanto soy y poseo. «En Ti confío», «cuida Tú de mi y de mis cosas». Yo, como deseas, «cuidaré de Ti y de las tuyas», haciendo cuanto pueda por que reines en el mundo. Con la oración: pidiendo muchas veces al día «¡Venga a nos tu reino! », Con las acciones: cumpliendo lo mejor posible mis deberes, aceptando y ofreciéndote «porque reines» todas mis penas, sacrificios y trabajos. Con la propaganda: trabajando para que te conozcan, te amen y se consagren a Ti muchos almas, especialmente mi familia y amigos. Te prometo: recibirte y visitarte con frecuencia en la Eucaristía, sobre todo los Primeros Viernes de mes, para desagraviarte por las ofensas e ingratitu­des con que tantas veces correspondemos a tu amor. Concédeme vivir unido a Ti y en tu Corazón exhalar mi último suspiro. Amén.
Nombre de usuario:
Contraseña:
Oración Preparatoria.- Oh Dios, que por medio del Corazón de tu Hijo, herido por nuestras culpas, te dignas, en tu misericordia infinita, darnos los tesoros de tu amor; te pedimos nos concedas que, al presentarte el devoto obsequio de nuestra piedad, le ofrezcamos también el homenaje de una digna satisfacción. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén. Consideración del día. Oración final.- Oh Señor Jesús tus santos misterios infundan en nosotros un fervor divino, conque, recibida la suavidad de tu dulcísimo Corazón, aprendamos a despreciar lo terreno y amar lo celestial. Tu que vives y reinas por siglos infinitos. Amén
Canten al Señor una Canciòn nueva; canten al Señor Habitantes de toda la tierra  
   
Publicidad  
   
Ministerio De Música  
  Trabajamos por el Reino de Dios, que remos llavar el mensaje de salvacion al mundo entero..  
Quienes Somos  
  Somos de El Tigre estado Anzoátegui de la Parroquia San Francisco de Asís. Somos un grupo de Música Católica que nos dedicamos a Evangelizar con el canto, llevando la buena nueva de Dios.  
Sagrado Corazón de Jesús  
  La devoción al Corazón de Jesús ha existido desde los primeros tiempos de la Iglesia, desde que se meditaba en el costado y el Corazón abierto de Jesús, de donde salió sangre y agua. De ese Corazón nació la Iglesia y por ese Corazón se abrieron las puertas del Cielo.

 
Teología del Sagrado Corazón  
  El corazón de Jesús cura nuestras conciencias
El Corazón de Jesús purifica ilumina y unifica
Psicosíntesis terapéutica
El Corazón de Jesús, principio y término de nuestra reconciliación penitente
 
Hoy habia 1 visitantes (2 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=